miércoles, 9 de abril de 2008

ACUARELA


ACUARELA

Violeta. Agua.Duda. Instante.


Con el delantal manchado de colores mi mano inventa el universo en una mañana. Vacía de pensamientos, nueva en la piel. Es posible que El vals de las flores ronde en mi cabeza, es posible que tenga yogur en la nariz. Mi mano es fuerte. Los frascos de témpera sucia importada me retan y yo simplemente construyo universos.

¿Dónde se refundió esa hermosa levedad?


Violeta.Agua.Duda.Instante.


Mi mano repite. El uniforme a cuadros me paraliza. A la sombra del eucalipto gigante recojo pacientemente las hojas muertas. Ahora son mis universos. Yo no los invento. Me los inventan. la risa también. La sombra del eucalipto me aterra, me invade, me ahoga. El llanto sí es mío.


Violeta. Agua. Duda.Instante.


Mi mano se guarda. Prefiero cantar las ideas con fusas. Las acuarelas se secan. Los universos de colores se esfuman.Estreno mi piel.Refundida en algún cajón contemplo la vida. Desaparezco.
Soy madre, vacío la vieja ánfora y vuelvo a nacer.


Violeta. Agua. Certeza. Instante.


Soy bambú, trascendí al alga. Aprendo a doblarme y conozco el camino de regreso.

Mirame a los ojos, niña, tienes sucio el delantal .

Bienvenida!


2 comentarios:

caselo dijo...

Siempre, siempre llenémonos de colores. Nunca dejemos de ser niños. Me aterra pensar que por el sólo hecho de evitar mancharme me pierda de esa sensación única de dibujar en mi cuerpo cualquier paisaje. Por eso que alegría que ahora seas bambú, alga, niña, madre. Ufffffffffffffff,
ese uf significa que necesito con urgencia colores, muchos colores
Un abrazo

Carlos Eduardo

GERINELDO dijo...

Gracias por compartir conmigo estos escritos.
Siente uno que explora las profundidades insondables de un alma dinámica y frágil.
Pienso que las palabras confieren un poder especial a aquellos que van más allá de sus funciones practicas y pedestres y logran hacerlas resonar como acontecimientos espirituales.
Me encanta sobre todo cuando aparecen referencias de la vida cotidiana y logras entretejerlas en la música serena de tu prosa poética.
Particularmente conmovedor los escritos que hacen referencia a tus hijos. Textos muy bellos.
Me imagino una novela completa escrita de esa manera.
Me gustaría que alguna vez, en la biblioteca que lleva el nombre de tu padre realizaras una lectura para algunos estudiantes con intereses literarios.
Gracias.